Clinica Odontológica
Dr. García - Velasco
Paseo de la Independencia Nº27
Zaragoza 976 219177

Blog

¿QUÉ ES LA RESPIRACIÓN BUCAL?

¿QUÉ  ES LA RESPIRACIÓN BUCAL?

La respiración normal (respiración nasal), consiste en que el aire ingresa por la nariz con cierre de la cavidad bucal, creándose una presión negativa entre la lengua y el paladar duro. Al respirar, la lengua se eleva hacia el paladar, creando un estímulo para su desarrollo. Estamos diseñados para respirar por la nariz y no por la boca, pero cuando se rompe ese mecanismo fisiológico, se produce un cambio en el crecimiento y desarrollo esquelético facial.

Esto se debe a que al respirar por la boca, la lengua adopta una posición descendente para permitir el paso del aire, lo que desencadena una serie de cambios a nivel óseo y muscular. Todas las personas en momentos determinados, respiramos por la boca, cuando necesitamos mayor cantidad de aire, como es el caso de cuando hacemos ejercicio. Pero en condiciones de reposo, lo normal es hacerlo por la nariz.

La respiración bucal puede tener tres causas:

  • Obstructiva: En caso de presentar desviación del tabique nasal, cornetes grandes, inflamación crónica, congestión de la mucosa faríngea, alergia e hipertrofia de adenoides, secreciones nasales abundantes, etc.
  • Por hábito: Lo hacen por costumbre, a pesar de haber eliminado la causa que les llevaba a hacerlo en un momento dado (deglución atípica, interposición lingual, succión del pulgar, etc.)
  • Por anatomía: Cuando está presente un obstáculo que impide el flujo normal del aire, como por ejemplo el labio superior corto que les impide un cierre completo, adenoides hipertróficas, tumores, pólipos etc.

Este hábito se presenta en cualquier edad, pero con mayores repercusiones en los niños, ya que están en fase de crecimiento óseo, causando deformaciones dentomaxilofaciales, mal oclusiones, gingivitis, trastornos en la articulación temporomandibular y predisposición a caries. Un 25% de los niños presentan este tipo de respiración, y de ellos el 50% se debe a malos hábitos.

Estos pacientes presentan cambios morfológicos y posturales que hacen que el maxilar superior no se desarrolle correctamente originando mordidas cruzadas laterales, con incisivos superiores protuidos o apiñados y tendencia a la mordida abierta. La arcada superior se hace triangular, las encías hipertróficas y sangrantes debido a la sequedad por falta de cierre de la boca y paso continuo del aire, mala deglución, hipo tonicidad labial, retrución del mentón, ronquidos, etc.

La respiración bucal hace que tomemos un aire cargado de impurezas, frío y seco, que puede producir alteraciones sobre los maxilares, los músculos y el organismo en general. Se puede asociar al cansancio, falta de concentración y bajo rendimiento físico y mental, debido a la mala oxigenación.

Gracias a que la oxigenación es deficiente, el aspecto del paciente es poco saludable, se presentan frecuentemente ojeras marcadas, cara estrecha y larga, mejillas flácidas, orificios nasales pequeños, labio superior corto e inferior plegado. Todo esto se conoce como “fascie adenoidea” o síndrome de la cara larga.

Es muy importante que los padres estén atentos a cualquier signo de este tipo para acudir al médico o dentista y tomar las medidas preventivas y correctivas necesarias. Es necesaria la intervención de varios profesionales, como el pediatra, otorrino, odontólogo, fonoaudiólogo, entre otros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies