Clinica Odontológica
Dr. García - Velasco
Paseo de la Independencia Nº27
Zaragoza 976 219177

Blog

VIH EN ODONTOLOGÍA

VIH EN ODONTOLOGÍA

 

Como bien sabemos, el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) ataca gradualmente al sistema inmunológico del huésped haciéndolo propenso a sufrir todo tipo de infecciones.  El SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Humana)  es una enfermedad  que se da por  la destrucción del sistema inmunológico.

Una persona  puede ser portadora del virus sin tener la enfermedad;  la cual se manifiesta con  una serie de síntomas tales como: fiebre persistente durante más de un mes, pérdida de peso, cansancio, diarrea extrema, inflamación de ganglios linfáticos, infecciones recurrentes, entre otras.

Gracias a la Terapia Antiretroviral  de Gran Actividad (TARGA), ha disminuido la incidencia de nuevos casos y la mortalidad asociada a la enfermedad. Esto hace que se convierta en una enfermedad crónica, lo que demanda un mayor número  de cuidados sanitarios, incluidos los bucodentales.

El personal de odontología está  obligado a tratar a estos pacientes sin ningún tipo de discriminación. En una consulta, el personal sanitario corre el riesgo de  llegar a adquirir el virus entrando en contacto con la sangre del paciente infectado, mediante un pinchazo accidental o  contaminación de mucosas,   aunque su incidencia es mínima (0,3% y 0,09%, respectivamente).

Manteniendo las normas de bioseguridad, como lavado y desinfección de manos, uso de guantes, mascarillas  y vestuario protector, limpieza y esterilización de los instrumentos y superficies, se  evita la transmisión del virus del paciente  al personal sanitario y a los demás pacientes. Además  también se debe evitar cualquier contagio hacia el paciente ya que sus defensas están bajas y es más propenso a adquirir cualquier patógeno.

Para que el virus se trasmita se necesita:

  1. Que esté presente en el fluido. Son contagiantes los fluidos sexuales, perinatales, leche materna, sangre y de cavidades cerradas (amniótico, pleural, cefalorraquídeo, etc.). No lo es la saliva, orina, heces, sudor, lágrimas
  2. Que la carga viral sea alta
  3. Que la dosis sea elevada
  4. Que entre en la corriente sanguínea

Se pueden detectar muchas manifestaciones orales  en estos pacientes tales como:

  • Micosis como candidiasis, que es la más frecuente
  • Gingivitis, periodontitis, eritema gingival y úlceras
  • Linfomas, de tipo no hodgkin (masa rojiza elástica que puede producir movilidad y pérdida dentaria)
  • Enfermedades virales con lesiones en lengua, labios, encías y paladar, como Herpes simple, Leucoplasia vellosa (Epstein Barr), Papiloma Humano, etc.
  • Manchas melánicas y petequias
  • Aftas o úlceras inespecíficas, grandes, dolorosas inflamatorias y de larga duración
  • Afección de glándulas salivales (xerostomía)
  • Neoplasias, como sarcoma de Kaposi (manchas o nódulos violáceos en la cavidad oral), en paladar, encías, lengua y oro faringe. Es una enfermedad que define al Sida

Una deficiencia en la higiene bucodental aumenta la predisposición a sufrir enfermedades micóticas, caries y enfermedad periodontal en cualquier persona. En un paciente seropositivo, aumenta más aún esa predisposición. Cualquier foco séptico (obsesos, bolsas periodontales, etc.), pueden hacer que por la aspiración de secreciones bucales se produzcan neumonías.

Es muy importante realizar una completa Historia Clinica al paciente y anexar  pruebas de bioquímica y hemogramas con recuento diferencial de leucocitos, pruebas de coagulación y recuento plaquetario (si requiere tratamiento quirúrgico). La carga viral y porcentaje de linfocitos CD4 y CD8 van relacionados con la capacidad del organismo para combatir agentes infecciosos, y son importantes conocerlos para saber si no tendrá  complicaciones tras el tratamiento odontológico. Pacientes con linfocitos CD4 > 500 cel/mm³ pueden recibir tratamientos odontológicos incluidos cirugía oral y/o implantes. En pacientes con CD4 < 200 cel/mm³, deben recibir sólo tratamientos de urgencia y bajo profilaxis antibiótica  valorando el médico internista  el estado hematológico, hemostático, farmacológico e infeccioso del paciente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies